sábado, 8 de septiembre de 2012

IMPRENTA

Johann Gutenberg, nacido en Maguncia, Alemania (1400-1468), es considerado el inventor de la imprenta en Occidente. Él logró grabar por separado cada una de las letras del alfabeto, para formar palabras combinándolas, y utilizándolas nuevamente en la composición de nuevos textos.
La técnica perduró hasta el siglo XIX, y estaba basada en reproducir los textos colocando los tipos compuestos sobre la platina - de piedra o mármol - de una prensa de husillo, y encima el papel, que recibía la presión al dar vueltas el tornillo.
Gutenberg, para poder imprimir libros a escala industrial, se asoció con J. Fust, quien posteriormente publicó el Salterio Litúrgico, que es el primer libro impreso con indicación de lugar, fecha e impresores. En Comunicaciones
los varios impresos que se conservan de esta época, no aparece el nombre de Gutenberg. Sí se cree que le corresponde la monumental Biblia de 42 líneas, impresa en dos volúmenes en folio, que es considerada la obra maestra en prototipografía. Fue editada en Maguncia en la década de 1450.
Se sabe que entre 1450 y 1455 funcionaron en Maguncia más de una imprenta, por la variedad de tipos utilizados en los impresos que se conservan, y no se conoce la relación de Gutenberg con las mismas.
Al siglo XVII lo caracterizó el uso del grabado en metal para las ilustraciones de los libros y el empleo de formatos pequeños.
En el siglo XVIII hubo importantes avances en calidad y técnica tipográfica. El Comunicaciones
instrumento utilizado para transferir la tinta desde la plancha de impresión a la página impresa se denomina prensa. Las primeras prensas eran de tornillo, y transmitían una presión al elemento impresor o molde, que se colocaba hacia arriba sobre una superficie plana. El papel, por lo general humedecido, se presionaba contra los tipos con ayuda de la superficie móvil o platina.
La operación resultaba demasiado lentas, produciendo unas 250 impresiones por hora.
Hacia 1800 hicieron su aparición las prensas de hierro, y se sustituyeron los tornillos por palancas para hacer descender la platina. Con esto se permitió el uso de moldes más grandes que los de madera, por lo que de cada impresión se podía obtener un número mucho mayor de páginas.
En el siglo XIX, aparecen la prensa accionada por vapor; la prensa de cilindro, que Comunicaciones
utiliza un rodillo giratorio para prensar el papel contra una superficie plana; la rotativa, en la que el papel y la plancha de impresión se colocan sobre rodillos; y la prensa de doble impresión, que imprime simultáneamente ambas caras del papel.
En 1863 el norteamericano William A. Bullock inventó la prensa de periódicos alimentada por bobina, capaz de imprimir en rollos en vez de hojas sueltas. En 1871 el impresor Richard March Hoe perfeccionó la prensa de papel continuo, produciendo 18.000 periódicos por hora.
Un verdadero avance revolucionario se da en los siglos XIX y XX. Se inventaron la Linotype 1886-, Monotype - en 1887-, Typograph - 1899 -, Intertype - 1912 -, capaces de componer hasta 7000 letras por hora.
La invención de la fotografía y su aplicación a la imprenta fue un gran progreso en este campo. En la década de los cincuenta aparecieron las primeras máquinas de fotocomposición, que producían imágenes fotográficas de los tipos en vez de fundirlos en plomo. Estas imágenes se fotografían con una cámara de artes gráficas a fin de producir unos negativos en película que sirven para obtener las planchas litográficas.
Los adelantos tecnológicos en los años cincuenta y sesenta, junto con la fotocomposición, pusieron fin a un reinado de 500 años de la tipografía como principal proceso de impresión. La composición tipográfica con tipos de fundición prácticamente ha desaparecido, para dar lugar a procesos fotomecánicos directos. Actualmente, la informática produce textos e imágenes listas para imprimir a una velocidad y costo menor que el proceso tradicional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada